sábado, diciembre 06, 2008

Reflexiones de repente

Parece que el tema de apócrifos en los primeros tiempos está más claro, gracias a las declaraciones de Antoni Bancells. Todas las hipótesis lanzadas anteriormente pueden olvidarse. Conociendo "la máquina calcadora", la luz se ha hecho ante nuestros ojos. Y a pesar de esto, me queda una sensación rara. Todos estos años, muchísimos, leyendo mortadelos, pero saltándome las historietas ajenas a Ibáñez... Y las había a cientos.

Cogemos un Olé al azar, el 148, y a excepción de 6 páginas ahí entre medio de una historieta titulada "Karay con el karateka", que sí es de Ibáñez porque viene con su firma y tiene su estilo inconfundible, el resto nada de nada, de apócrifos, y no llama la atención. No me las leo, tan apenas echo un rápido vistazo pasando las páginas con frenética velocidad. A archivar el número. Y así desde siempre. Dejando de lado esas historietas que no tenían ni ritmo, ni guión, ni el menor interés.

Historietas con menos gags
Pero ahora viene esto, lo de la máquina de hacer mortadelos. Lo del estudio Sanchís, y toda la plantilla. Y vuelvo a coger el olé de antes, y si observo detenidamente compruebo que no todas las historietas apócrifas son del mismo dibujante; leo que Francisco Serrano guioniza algunas de llas. Otras son de Ramón Mª Casanyes. Precisamente estas tienen un dibujo con un estilo más personal, más identificable. y experimenta con las perspectivas, y tiene gags muy ocurrentes, y dibujos brillantes en su resolución. Pero las otras historias cortas... No tiene el ritmo del original, pero sí que contienen un diálogo más denso. Los personajes parecen más cuerdos, van desarrollando la historia sin prisas pero sin pausas. Tampoco son tan malas como pensaba. Son... diferentes.
Casanyes
Y ahora "cazo" otros números de olé. Y qué ven mis ojos. Mortadelos deformes, más hinchados, como se habló en el artículo de Bancells. ¡Claro, de Sanchís!. Pienso que tras ver el desaguisado, prefirió delegar trabajo a un equipo, y que se calcasen los personajes si así se veían más ibañezcos.

Sanchís

Sigo mirano y veo otros mortadelos con un color más personal, historietas no del todo desdeñables, con escenarios poco frecuentados y algunos destellos argumentales. De Ratera.
Photobucket

Historietas de corte más clásico, con unos personajes de estilo definido, con muchos gags, y a veces con toques de aventura. De Martínez Osete, en estos no hay duda posible. Tras unos comienzos en los que Sagasty tuvo que enmendarle la plana a Osete, por hacer un Filemón no muy conseguido, les tomó el pulso a los personajes y su producción fue copiosa.

Osete

Historietas más neutras, con situaciones ya vistas pero más propias de los personajes. Estas páginas, contempladas en conjunto, no destacan en nada y el dibujo no cuela como si fueran un Ibáñez. Pero fíjense, si cojo una viñeta y la aislo... Es clavado al dibujo de su creador. ¿Serán de Bancells?. Si duda han usado la calcadora, porque los monos son igualitos a los de verdad...
Calcadora
Calcadora mal usada
Todo calcadora

Y aquí viene otra, los personajes tienen rasgos peculiares, con sus ojos montados. Se parecen a los de tantas aventuras largas cuya autoría nos hacía dudar. Juan Manuel Muñoz, me parece. También se de buena tinta que Jordi David dibujó bastantes páginas.
Juan Manuel Muñoz
Jordi Davi

La producción de los "negros" es inmensa. Si a esto sumamos acabados y entintados, y luego además los sacarinos, rompetechos, 13 Rué, etc etc... ¡Es que estos señores no paraban!.

Siempre pasé de estas historias, como si no fueran nada. Mero relleno. Basura. Pero no, son algo más. Vistas con detenimiento, tienen un guión, un dibujo, un desarrollo... Tienen algo. Aunque claro, no son Ibáñez y eso se nota.

20 comentarios:

Tausiet dijo...

Ese fragmento que pones de "El hombre lobo", o está todo calcao igualito o es directamente de Ibáñez.

Ricardo Peregrina dijo...

Bravo, bravísimo por estos últimos posts tan requetesuperinteresantes.

Anónimo dijo...

- Siempre he sido un enamorado de esas historias apócrifas y de un tiempo a esta parte, las estoy revisando todas. Como comentas están llenas de diálogo y en ellas se profundiza en la amistad de Mortadelo y Filemón y en su vida en común como solteros que comparten una misma casa.

En cierto modo, me recuerdan a Dean Martin y a Jerry Lewis o a Waltter Mathaw y a Jack Lemmon.

Me considero quizá un bicho raro en este sentido, pero hoy por hoy, me parece más "auténtica" una de estas antiguas historias apócrifas con su cuidado vocabulario y sus tramas sencillas, pero canónicas, que el material nuevo del Maestro ¿Curioso no?

En las historietas apócrifas, el Súper y el Profesor Batcerio cobran un protagonismo especial. El Súper "apócrifo" sigue siendo tan ogro como el original, pero en cambio a veces se convierte en un colega de Mortadelo y Filemón, cruza la barrera que los separa y acaba incluso huyendo como ellos, escondido en el desierto o en el cráter de un volcán.

Dadles una oportunidad y os aseguro que algunas os encantarán. :-)

- Jacket Man.

Víctor1988 dijo...

Estos apócrifos tenían una tarea muy difícil: emular los Mortadelos. Cumplieron con nota, pero muy lejos de las originalidades de Ibáñez.

Don Guri dijo...

LA verdad es que nunca pude tragarme la mayoria de las historias apocrifas... aunque algunas de ellas si me gustaban mucho y las etngo en grato recuerdo.
La reflexion que hago tras estos post es que, aunque comprendo que Ibanez reniegue de ellas (a fin de cuentas parece ser que se hicieron por completo a sus espaldas), de no ser por ellas quizas Mortadelo no hubiera alcanzado toda la fama que ha conseguido.
Lejos de hacer dan~o, los apocrifos contribuyeron a difundir mucho mas a los personajes, y al final todos podiamos distinguir perfectamente cuales eran autenticas y cuales de Ibanez.
Los apocrifos nunca pretendieron sustituir al Maestro, sino solo complementarlo.

...Orta cosa es cuando Bruguera intento sustituirlo, al final de su epoca. Ahi, la cosa cambia...

Por cierto, es verdad que todos los originales apocrifos se destruyeron? Significa que nunca podran reeditarse?

(Jo, ahora me han entrado ganas de releer las historias apocrifas, pero las tengo todas en Espana, que rabia)

francis dijo...

en las historietas apócrifas se dan aventuras de lo más surrealista. recuerdo una en que el profesor Bacterio inventaba unas papas saltarinas que se escapaban por la ciudad y salían en su búsqueda. precisamente por estas cosas son aventuras muy interesantes.

Mortadelón dijo...

La historieta "Misión en Gobi" no es de Juan Manuel Muñoz, como en principio pensaba. Dentro de poco pondré una muestra del trabajo de este autor.
Saludos a todos.

Chespiro dijo...

Siento discrepar.
Sin duda, el trabajo de los autores apócrifos (los guionistas no siempre lo eran) era más que digno, pues estaba hecho por profesionales que trabajaban en unas condiciones poco favorables.
Sin embargo, el encumbramiento de sus historietas me parece más una tendencia "cultureta" en la que todos hemos caído (yo el primero) que un sentimiento espontáneo y real.
Lo mismo ha ocurrido con mi generación ante autores como Cifré, Conti o Peñarroya. Cuando éramos pequeños leíamos por encima sus páginas para pasar rápido a las de Ibáñez, Escobar y Vázquez, y ahora que somos más "entendidos" en el tema, hablamos de "la elegancia de Peñarroya", "el sintetismo de Conti", etc., producto más de una postura intelectual que del verdadero gusto personal.
Lo cierto es que algunas de las historietas apócrifas que ahora se ensalzan fueron pasadas desdeñosamente por nuestros ojos hace años, cuando éramos lectores espontáneos y sinceros.
Del mismo modo, a pesar de la dignidad que-repito-indudablemente tienen esos trabajos y,sobre todo, sus autores, no me negarán que gran parte de ellas eran realmente malas en cuanto a guion, dibujo, narrativa...y sobre todo gracia.
No es que lo diga yo, es que el mismo Jesús de Cos dice que solo rescataría un diez por ciento escaso de aquellos trabajos.
Espero que nadie malinterprete lo que digo y que se tome como la opinión respetuosa que espero que sea.

Mortadelón dijo...

Pues tienes toda la razón Chespiro. Aún soy incapaz de leerme una historieta apócrifa entera (con contadas excepciones), por el sopor y aburrimiento que me invaden al hacerlo. Desde aquí se intenta dignificar ese trabajo, pero la realidad es que se hacía de forma automática y poco sentida (de nuevo con algunas excepciones) para cubrir expediente. Y como se ha hablado siempre, Ibáñez sólo hay uno, Vázquez sólo hay uno, Escobar... etc.

Oscar+AB dijo...

El principal problema no es que sean malas historias sino que son historias "diferentes" al mundo de mortadelo y filemón. Mortadelo y Filemón tienen un modo de proceder y una psicología que los definen como personajes. El responsable Filemón que siempre usa métodos consagrados al inocente de Mortadelo que usa métodos poco ortodoxos. Casi me atrevería a decir que el lector ve a Mortadelo como a un hijo y a Filemón como a un padre (o un adulto). Y el cómo Mortadelo, que siempre la caga, logra conseguir los objetivos de la manera más raras (normalmente en su plan de-fi-ni-ti-vo, frase célebre donde las halla).

Lo que quiero decir con todo este rollo que he soltado es que la página que has puesto del Drácula es magnífica por perspectivas y acción, pero no son del universo Ibáñez porque son demasiado "perfectos", porque nuestros agentes se hubiese quemado un dedo al encender la antorcha o mortadelo le hubiese quemado la cara a su jefe, y así multitud de burradas características de nuestro genio. O la viñeta de entrada, Ibáñez hubiese puesto un personaje bien tonto.

Hay historias apócrifas buenas que no podemos apreciar como son debidas porque no vemos a nuestros agentes en dicho papel. Y eso hace mucho en un fan como nosotros.

Manuel Fontoira Lombos dijo...

Sospecho que el asunto de los "negros" de Ibáñez lleva años quitándole el sueño a muchos fans. Yo personalmente he soñado muchas veces que iba a una tienda de comics y encontraba Mortadelos apócrifos y me daba cuenta entonces que me encontraba en un universo paralelo y que cuando despertase no podría acceder a esos bichos raros, las obras apócrifas. Y luego al despertarme me daba cuenta del significado del sueño: que a lo que no podría acceder a través de los apócrifos era a la obra original de Ibáñez, el mejor autor de comics de todos los tiempos (y el único autor de comics al que le he ido a pedir su autógrafo... y 3 veces ya, el único autor de comics del que tengo autógrafos hasta este momento, de hecho, tengo su autógrafo enmarcado y colgado en mi despacho, con una foto en la que estoy dándole la mano a ÉL, a Ibáñez, ese compañero de viaje de toda la vida).

El caso es que separar el grano de la paja en los apócrifos, el saber hasta qué punto o en qué medida el guion es de Ibáñez, o el dibujo, o si sus colaboradores sólo han hecho las tintas, es interesantísimo. Imagino casi imposible lograrlo con toda su obra, pero estas pinceladas que estás logrando conseguir dan una idea excelente del asunto.

Mortadelón: cuando empezaste a publicar sobre Ibáñez, hace ya casi diez años, ya empecé a seguir tu trabajo de investigación sobre nuestro idolatrado genio del humor, y entonces eché en falta lo que ahora, tras diez años de investigación, por fin estás empezando a lograr. Creo que uno de los objetivos más importantes es lo que estás haciendo precisamente ahora, y creo que ahora tu trabajo por fin va a satisfacer esta necesidad de los fans, el poder librarnos de las pesadillas sobre apócrifos. La confianza depositada en ti hace unos diez años, cuando empezamos a pasar por caja para adquirir tus sucesivos libros, y animarte así, con dólares, a que siguieras adelante, empieza a dar sus frutos. Ahora por fin la investigación empieza a entrar en el terreno verdaderamente difícil y verdaderamente interesante, pues posiblemente la única manera de obtener datos sobre los colaboradores y la adjudicación de cada obra a cada uno, y en qué medida (qué porcentaje de Ibáñez, y qué porcentaje del resto) sea lo que estás empezando a lograr ahora.

Enhorabuena.

Por fin se le empieza a poner nombres a esos otros estilos apócrifos tan inquietantes (pues algo en nuestro interior nos decía que había más manos ahí aparte de las de Ibáñez, que no podía tener tantas manos pegadas al cuerpo, evidentemente).

Ahora se entienden los vayvenes en calidad, no era que la miopía de Ibáñez fuese a más y menos por temporadas, o que dibujase con los pies, es que a veces él ni tocaba algunas de esas historias.

Qué interesante es todo esto, es apasionante, si se me permite.

Y además, aunque algunas apócrifas sean ilegibles, tienen un morbo impresionante, por eso de la pesadilla sobre apócrifos que contaba al principio, por esa sensación extraña que producen.

Tu siguiente libro ya va a ser la pera, Mortadelón. Espero que puedas seguir adelante con esta vía de investigación tan apasionante. Ten en cuenta que estás haciendo lo que a muchos nos encantaría poder hacer, y en su nombre y el mío, te lo agradezco.

Jamás hubiera pensado que "El super-lobo" fuese apócrifa.


Espoc

Mortadelón dijo...

Manuel, curiosa disertación. En cuanto a los sueños, digamos que no eres el único.
Los libros que comentas que he escrito, si he entendido bien,.. ¿a cuáles te refieres?. Porque no he hecho nada de eso, ya me gustaría a mi.
Un saludo.

Manuel Fontoira Lombos dijo...

Te he confundido con García Soto. Espero que ambos me perdonéis.

Entonces debes de ser Juan Antonio Noé (tras consultar con calma los datos del perfil).

Me he hecho un lío con tanto blog sobre Mortadelo (tengo muchos en favoritos). Con tantos participantes en unos y otros y tantos comentarios, y tantos seudónimos y nicks me he hecho un lío, y ya pensaba que estos datos formaban parte del material de un posible próximo libro sobre Mortadelo, quizá también de García Soto.

Espero que ahora adquieran algo más de sentido mis en parte inoportunos y en parte entusiastas comentarios.

Perdón por las molestias y gracias por tu evidente paciencia y sentido del humor.

Sigan circulando (y sigan investigando, que me parece interesantísimo lo que estás o estáis haciendo).

Quizá deberíais hacer juntos un posible próximo libro sobre Mortadelo.


Espoc

Mortadelón dijo...

No pasa nada, Manuel. Es que hay tantos blogs sobre Mortadelo, surgidos en los últimos meses, que cualquiera no se arma lío. Tampoco soy Juan Antonio. Digamos que soy Mortadelón, simplemente, siempre he hecho el blog desde el anonimato, aunque me conocen bastantes, cosas que pasan.
Saludos!!

Mortadelón dijo...

En cuanto al libro, es una idea que siempre he tenido en mente, y no parece descabellada, aunque sí un poco complicada de llevarla a cabo (cuestiones de derechos, presupuestos, tiempo...)

Oscar+AB dijo...

Y más aun si tenemos en cuenta la grandísima labro de migsoto con su libro ;) No sé hasta qué punto podrías colaborar con él para la tercera reedición de su libro con el apartado de "apócrifos" y tu brillante investigación que estas llevando a cabo ;)

maginelmago dijo...

La primera viñeta (la de la chica y la botella) ¿es de Martínez Osete?ç)

Para mí es importante que sepamos quién dibuja y guoniza qué. La calidad me importa tan poco como le ha importado a Ediciones B-Grupo Zeta o Editorial Bruguera o a otras editoriales.

Pero me interesa saber que hubo más gente metida en eso de los mortadelos (y de los Tribuletes... que ya estamos llegando también a eso).

Y las técnicas utilzadas (la máquina calcadora... míticaXD máquina citada en manuales de hacer historietas y que resulta que ni siquiera era máquina profesional sino de bricolage ahí dentro de la propia industria del tebeo).

¿Quiénes fueron aquellos dibujantes, guionistas, entintadores y qué fue de ellos es algo que me llama la atención como parte de la Historia de la Historieta?

Por eso me parecen tan interesantes estos artículos de Mortadelon.

maginelmago dijo...

Yo no entiendo de cosas técnicas: ¿qué quieres decir con "mal uso de la calcadora"?

......

Al hilo de la calcadora, digamos que es el mismo sistema que usaba Studios Hergé, ¿no? para colocar sus personajes y fondos en el lugar que se deseaba, tras haber hecho los bocetos.

Migsoto dijo...

Hola, a todos, respondo por alusiones.
Al sr. Fontoira Lombos: yo soy el autor de esos libros sobre Mortadelo, el primer apellido, por cierto Fernández y no García (una simple puntualización, no me ha ofendido), gracias por sus palabra e interés durante estos años como lector. El mundo de Myf sigue creciendo, porque es un fenómeno vivo que no cesa, y de unos años a esta parte, la información en torno a ellos no ha echo sino aumentar. Escribí El Mundo hace ya 3 años, y en este tiempo las cosas han ido muy rápidas. Las últimas reediciones no reflejan lamentablemente tal como está el panorama, y se haría necesario otro estudio aparte, complementario de aquel, con todas las aportaciones de este tiempo en los foros y los blogs mortadelianos. Si Mortadelón y cuantos más mejor se apuntan, podemos ir a por ello.

SadlyMistaken dijo...

Hola, soy SadlyMistaken (en el foro de la Tia, es que no tengo cuenta de blogs), acabo de leer este post en el blog, y sinceramente, para gustos colores y para sabores 'los melones', pero decir que pasas de largo las historias aprófitas, me parece muy despectivo, no sabes que de carcajadas me he llevado yo con historias de esas. Cuando lees un comic se puede disfrutar a miles de niveles, y a ti te veo muy muy muy exquisito, pero el fin último es el mismo: 'Pasarlo bien'. Y los aprófitos hacen pasarlo bien... lo lea un nene de 6 añicos o un señor de 80.. Vamos, en definitiva, que no veo razonable que pases de esas historietas porque tambien entretienen. Cómo beber Cava no es peor que beber Champange.
Un Abrazo, y espero me hayas entendido pues aún no se escribir bien español.