miércoles, mayo 09, 2012

Salón del Cómic de Barcelona número 30


Una edición más del Salón del Cómic de Barcelona, la número 30, y los que escribimos para este blog, Juan Antonio y un servidor, no quisimos perdérnoslo.

Lo mejor, las exposiciones, con una dedicada a Little Nemo y otras obras de Windsor McCay que era en verdad deliciosa. La de los robots también tenía mucha chicha, y allí pudimos encontrar, entre otros, originales de Francisco Ibáñez y Juan Manuel Muñoz correspondientes a la aventura titulada Robots bestiajos.



Un momento emotivo del Salón fue la entrega de un premio honorífico de la AACE a Jan. No había mucho público, pero sí el suficiente para que el calor de los aplausos llegasen a emocionar al maestro. Allí entre el público estaban Magín y Katximo del foro de La TIA.


El sábado era el día en que Ibáñez se acercaba a firmar en el stand de Ediciones B, como todos los años. La hora, las 18:00. A las 16:00 para había gente apostada. Con todo, me dio la impresión de que este año las filas no eran tan multitudinarias como otras veces. Con todo, esta vez decliné la firma, pero no pude resistir saludar al insigne Ibáñez y entregarle un obsequio, que el hombre agradeció mucho (o eso me pareció). En la fila vi y charlé brevemente con algunos foreros de La TIA, que estos sí que no se pierden ninguna firma.

En cuanto a la búsqueda de reliquias mortadeleras en el Salón, aquí me llevé un chasco, pues no había gran cosa. Superhumores por todas partes, pero Mortadelos semanales ni uno, oigan. Sólo conseguí en su caja y con las gafas, sin estrenar, el Mortadelo de Danone, que ya poseía un poco perjudicado. (y no nuevo, de la época en que lo regalaron con las natillas, como lo tenía Hergest, con el que también coincidí en el Salón).

En cambio, fue visitar el Mercado de Sant Antoni el domingo, y al instante se vieron colmadas todas mis expectativas. ¡¡Un auténtico paraíso del tebeo!!. Volví cargado cual camello.


Extra:
Me manda Juan Antonio Noé una instantánea del stand de la FNAC, en el cual Ibáñez había dejado su impronta por duplicado, junto a un saludo para los clientes del establecimiento. 

4 comentarios:

Conguito dijo...

Esto... ¿y podría decir que obsequio le dio a Ibáñez? :P

ElRinconDelTaradete dijo...

Y eso que faltaban algunas paradas de las buenas en el Mercado de San Antonio

bichomen dijo...

Pues si que estuvimos foreros aquel día en el Mercado Sant Antonio...

Hergest dijo...

Yo era el primer año que iba y la verdad que me sorprendió y eso que faltaban puestos.