domingo, febrero 22, 2009

Carnavales deslucidos


La portada pertenece al Mortadelo Extra 53, del 1 de febrero de 1995. El 31 de enero de 1996 Ediciones B cerraba la colección en su número 65, lo que suponía la desaparición total de las revistas "Mortadelo" del quiosco.
La revista en cuestión, analizándola hoy en día, se nos antoja plena de profesionalidad en su realización. Contenidos nuevos, con personajes que llegan al público como Pafman, Sporty, El Pequeño Spirou, Superlópez... Acompañando a los clásicos indiscutibles: Mortadelo, Anacleto, Hugh El Troglodita, Tranqui y Tronco,etc... Pero claro, la fórmula estaba agotada, y los Mortadelos y Superlópez eran mejor en su álbum, sin los continuará de la revista.
Pero lo que de verdad desluce para mi la publicación extra es su nula cohesión. Quiero decir que bajo el título de Carnavales de Humor y su portada relacionada con el tema... ¡¡Dentro de la revista sólo dos paginas tratan de los carnavales!!. Son de Gosse, el autor de Hugh el Troglodita.

si clicas ves la primera página.

¿Se acuerdan de los especiales de Mortadelo bruguerianos, y los extras, en las que la práctica totalidad del contenido se relacionaba con el tema expuesto en portada? Pues en los 90 de eso, nada de nada.


Por cierto, miren esta dedicatoria aparecida en este Extra en la historieta de Crazy Baby de Marc. No anduvo desatinado en sus vaticinios.

3 comentarios:

ElRinconDelTaradete dijo...

Efectivamente el Mortadelo extra de esa epoca tenia mucha mas calidad que los Mrtadelos normales año 1984 y 1986

Víctor1988 dijo...

Tengo el "honor" de disponer de ese último número de Mortadelo Extra, el número 65... Sin saber que era el último hasta hace poco, claro está...

JuanAnt.Noé dijo...

Las últimas revistas de Ediciones B habían perdido la ilusión... ponían muchos anuncios e historietas antiguas de relleno... así que supongo que su desaparición fue algo inevitable ya que ni la misma editorial le ponía ganas.
A diferencia de los antiguos tebeos o el pobre Mister K (que intentó revivir la revista-tebeo en el kiosko) donde sí se notaba que habían muchas ganas.