miércoles, diciembre 01, 2010

El invierno del dibujante

"En cierta forma este es al álbum que siempre quise hacer. Los tebeos de la Editorial Bruguera fueron los que me hicieron empezar a amar los cómics [...] Desde pequeño me preguntaba qué había detrás de ellos, cómo eran sus creadores, cómo trabajaban y cómo era aquella editorial..."

En la última página de "El invierno del dibujante", Paco Roca, su autor, nos explica por qué a querido tratar esta historia. Leyendo sus palabras me han venido al recuerdo pasadas lecturas de revistas Bruguera, mortadelos, olés, pulgarcitos... ¿Me imaginé a los dibujantes y guionistas pariendo las historietas? Seguro que sí, y siempre con la felicidad pintada en sus rostros, tan afortunados ellos de trabajar para una editorial tan maravillosa, con unos personajes tan entrañables. Algo equivocado sí que estaba, ejem... Como Paco Roca, también envié mis primeros monigotes, y recibí respuesta, una cartulina firmada por Ibáñez y con un texto, posiblemente de su puño y letra, dándome ánimos para que continuara en esto del dibujo, que no lo dejara de lado. Aquí pueden ver el anverso.

Con una extraordinaria labor de documentación, Paco Roca narra con la maestría que nos tiene acostumbrados, momentos clave de la Editorial. No tengo duda de que los finales de la década 50 marcan un antes y un después en la trayectoria de las revistas de humor de la casa Bruguera. Es el momento álgido, con la llegada de nuevos talentos, pero también es el principio del fin, por las prácticas editoriales unidas a la censura que irían minando la creatividad de la mayoría de autores.
Es el invierno del dibujante, como el título indica. Escobar, Peñarroya, Conti, Cifré y Giner han fundado su propia revista, han querido conservar los derechos sobre su obra, pero han salido malparados, "al idealista David le ha dado de leches Goliat", observa Vázquez en una viñeta. "Como vuelvan todos esos, nos vamos a la calle" apunta Ibáñez en otra viñeta. Es la España de las represalias, y Roca la retrata con gran realismo.

Una maravilla de historieta. Una lectura muy recomendable, con un dibujo exquisito, un guión milimetrado y un respeto inmenso a todos aquellos autores que nos alegraron la infancia.

6 comentarios:

Mortadelón dijo...

Sólo un pero, que dejo aquí como comentario.
La edición de Astiberri deja un poco que desear. Otro tipo de papel, y tamaño mayor hubiesen sido deseables. Y las 8 últimas páginas de historieta pixeladas, no son de recibo.

Anónimo dijo...

Eugenio Giner, no Gin.


D. Platel.

ElRinconDelTaradete dijo...

El cómic esta muy bien y me ha gustado muchismo. Pero tranquilos que habrá otras ediciones corregidas y aumentadas, que parece mentira que aun no sepais como funcionan estas cosas!!!Je!!

Eva López Sesma dijo...

¡Como me gustan los comix...!Pensaba que era la única...BIEN

Carlos A. Marcé dijo...

Un comic que he leido de una sentada. Me ha encantado. Desgraciadamente tenia el error de las últimas paginas un poco pixeladas, aunque no es muy grave y no entorpece su estupenda lectura. Recomendado.

s e b a s dijo...

Un buen trabajo de Paco Roca, yo también me lo he leido de un tirón y me ha encantado.
Saludos navideños :)