martes, octubre 09, 2007

Llegan los Trapisonda

De esta guisa se anunciaba en el Pulgarcito 1417, del 30 de junio de 1958, la aparición en el siguiente número de unos nuevos personajes de Ibáñez, la Familia Trapisonda, un grupito que es la monda. Pancracio, bombero de profesión (más tarde sería oficinista), su hermana (al principio esposa con dos hijos, pero ya se sabe, como en Mogambo, la censura se puso a señalar), sus dos sobrinos de carácter opuesto y un perro que guarda un gran odio hacia su amo. También tenían una chacha, Robustiana, aunque pronto se desharían de ella. Esta troupé estaba claramente influenciada por la vazquiana Familia Cebolleta (1951), y precisamente sustituyó en las páginas de Pulgarcito a La Familia Pepe, de García Iranzo.
Tras una breve andadura en Pulgarcito, la Familia Trapisonda se asentaría en El Capitán Trueno Extra, especiales incluidos. También aparecerían en otras cabeceras de la casa como el DDT.
En su corto periplo tebeístico ninguna mano apócrifa tocó a los personajes curiosamente. A finales de los 60 dejarían de publicarse como novedad, sólo reposiciones.

4 comentarios:

Chespiro dijo...

La verdad, estos personajes de Ibáñez nunca me gustaron demasiado. Todos están muy pocos definidos, y llegó un momento en que parecía que los sobrinos sobraban en la serie.
Autores como Vázquez, Iranzo y Escobar le sacaron más partido a las relaciones familiares.

Sett dijo...

Pues yo los recuerdo bastante,incluso de algun Mortadelo,¿puede ser?-Sí,sin duda,los recuerdo de algun Mortadelo de los 80.

Tienen como dices,un claro espejo en la familia Cebolleta de Vazquez,aunque me gustaban más que estos porque eran más dinámicos los gags,y tenían más picardia los personajes.

Recuerdo al perro con su rechinar de dientes y sonrisa malvada al ver lo mal que le iba a Pancracio,jeje..,y a los sobrinos,que eran bastante sosetes.

Señor Ogro dijo...

Un curioso hallazgo el de este anuncio, gracias por compartirlo con nosotros. Para mí lo más valioso de la Familia Trapisonda son sus "metáforas visuales", como las llama Migsoto en su libro, que también pueden verse en historietas de Mortadelo y Filemón de los primeros años 60.

Mortadelón dijo...

A mi los Trapisonda nunca me disgustaron, pero tampoco estaban entre mis favoritos. La relación del perro con el señor era antológica y, como bien dice el señor Ogro, los gags visuales estaban a la orden del día. Por lo demás, un remedo de otras familias.
Saludos.