domingo, enero 07, 2007

¡¡RECONTRADIRECTÍSIMO!!


La Navidad ya se acaba, y como punto final les traigo una sorpresa.
El 24 de Diciembre de 1975, en TVE se emitió un programa especial, a las 9,30 de la noche, bajo la dirección de Fernando García de la Vega, en la que se prometía que los personajes de Ibáñez, Mortadelo y Filemón, harían su debut como cantantes. También aparecerían por allí Rompetechos, Zipi y Zape y Carpanta. Canciones pegadizas para todo un espectáculo nunca visto antes y nunca vuelto a ver.
Basándome en el vinilo que el sello CBS editó ese mismo año, les explico su contenido.




Tras una introducción rimbombante en el que tildan a los agentes de superhéroes, capaces de las más grandes proezas, comienza el show musica.
Con gran ritmo, guitarreo y contundencia, nos cantan la canción de Mortadelo y Filemón:
Mortadelooo y Filemóoon agencia de informacióoooon,
Cuando el mundo esta en peligro por un monstruo de latón ,
siempre salen en su auxilio Mortadelo y Filemón...
Y así sigue, relatando las hazañas en clave musical, que termina con un estallido de alegría de por lo menos un millar de niños, público fiel al evento.
Al cabo, se nos relata la misión de los agentes de la TIA. Estos reciben un magnetófono, del cual surge una voz con un marcado acento catalán que les encomienda la misión de rescatar a Rompetechos, prisionero en el terrorífico castillo del Mandarín Chin Chin. La entrada secreta 197BX4 conducirá allí mismo. Después de un encontronazo con el tio Indalecio (tio de Rompetechos), y con el tigre Tenebroso, se enfrentarán cara a cara con el Chin chin ese. A todo esto, a Filemón ya le habían dado para el pelo: le explotó el magnetofón, el tio Indalecio le había apaleado, y el tigre... se lo imaginan. M y F caen en por trampilla en la cámara de los "ololes", un lugar todo repleto de caca de la vaca. El chino les amenaza con sus "latas". Ya se imaginarán pasar del alivio de pensar que el atún en conserva pudiera causarles el mínimo daño, a descubrir ratas de más de medio metro, las sangre de los agentes se convierte en horchata. Pero Mortadelo, disfrazado de flautista, les salva del peligro. Luego, como alpinista, con Filemón en la mochila, escala la trampa. Capturan al malvado mandarín (música oriental y gong) metiéndolo en un saco. Quieren que confiese, para lo cual usan la boina trisáfica funicular (que le ocasiona al chino el baile de san vito), y al ver que esto no produce éxito, utilizan un calcetín de Filemón que al final logra que el mandarín hable. Rompetechos está en el laberinto de las "Tles Malías". Allí se dirigen raudos, y para no perderse, Mortadelo, disfrazado de peso pluma, esparce los dientes de Gilemón por todo el suelo. El caso es que llegan al final, y un vigilante custodia a Rompetechos. Este vigilante, aunque parece un mulo, tiene su corazoncito. Mortadelo llama a Juanito (un niño del público) para que le cante la canción de Rompetechos.
Rompetechos está tristeee,
quien le habrá de consolaaaar,
confundió una excavadora con un peine de peinaaaar,
Rompetechos, Rompetechos, hoy te marchas, hoy te vas,
etc etc...
Enternecido el centinela, decidió liberarlo y mientras buscaba las llaves, se oía el lamento del cautivo: "ay mísero de mi, lo veo todo borroso, que un perro parece un cisne, y un cisne parece un oso". Confunde a Mortadelo con un negro buñuelo, y a Filemón con un melón. El caso es que lo salva, y todos los niños vitorean al cabezón cegato. Estalla el júbilo. La TIA condecora a los dos héroes. Y así acaba la cosa.
Como curiosidad, entre la narración y la intervención de los personajes aparece una música que parece salida de "la fiebre del Sábado noche".
En la segunda parte del espectáculo intervienen Zipi y Zape y Carpanta con sendas aventuras.


Notas: Las imágenes pertenecen al single (1), al LP (portada y textos de contraportada)(2 y 3) y a un anuncio aparecido en la revista Mortadelo nº 264, del 15 de diciembre de 1975.

5 comentarios:

Larsen dijo...

¡Qué lujo! ¿Cómo lo haces para conseguir todas esas rarezas de nuestros agentes favoritos? Esteee... se agradecería algún mepetrés de esa incunable grabación, que se me antoja divertidísima...

Mortadelón dijo...

Sí que es divertida, sí. Y reconozco que las canciones son pegadizas. Me sorprendió gratamente el invento. Lamentablemente, al ser vinilo, desconozco la manera de grabarlo a mp3, pues el aparato tocadiscos no tiene salida para conectar con el ordenador. Si alguien sabe más al respecto y pudiera ayudarme, se lo agradeceré.

Larsen dijo...

Pues mira, precisamente acabo de abrir un foro sobre estas cosas. Quedas invitado. Si quieres, pásate por allí y cuéntanos cómo es tu tocadiscos, que entradas y salidas lleva, etc. Como último recurso (ultimísimo) podría utilizarse la salida de cascos, pero hay que hacerlo en determinadas condiciones para que salga bien y no rompas nada. Todavía somos muy poquitos, pero quizá entre todos podamos echarte una mano.

Gordito Relleno dijo...

Qué historia tan tremebunda la de Mortadelo, Filemón y Rompetechos. Un lujo poder disfrutar de ella. Gracias, Mortadelón

El Señor Lechero dijo...

Uy, uy, uy los compositores: Julio Seijas, Honorio Herrero y Luis Gómez Escobar, la mítica Charanga del Tío Honorio.